Translate

miércoles, 9 de julio de 2014

Capítulo 4-Día familiar.

"Finjo no estar herida y voy por el mundo como si me divirtiera" 

_______

Estaba en los brazos de Morfeo cuando alguien a mi lado, empezó a hablarme intentando despertarme de mi sueño, pero no le hacía caso pues no tenía ganas de despertarme y tenía un bonito sueño, en el cual estaba con mi madre, la extrañaba mucho...Alguien empezó a saltar de un lado a otro de mi cama molestándome y haciendo que me despertará poco a poco. Fui abriendo mis ojos despacio para ir acostumbrándome a la poca luz que entraba en la mañana por la ventana. Cuando logre abrir mis ojos, vi a la pequeña Lux saltando de un lado a otro de mi cama, esta se dio cuenta y me sonrió tirándose encima mía aplastándome por completo.

-Al fin despertaste-Dijo Lux-Eres una dormilona.
-Oh, lo siento, pero no vuelvas a despertarme así-Sonreí.
-¿Por qué?-Me pregunto Lux.
-Porque me has echo daño cuando saltabas encima mía-Le respondí.
-Te aguantas, te fueras despertado antes-Dice mostrándome su lengua.
-Seras mala-Digo cogiéndola y haciéndola cosquillas.

Esta empezó a reírse por las cosquillas e intentaba apartarme la mano para que parase de hacerla cosquillas, pero no podía ya que yo tenía más fuerza que ella. Cuando esta ya no podía reír más y estaba cansada, paré de hacerle cosquillas.

-¿Vamos a desayunar?-La pregunte.
-¡Si!-Respondió quitándose de encima mía y bajándose de la cama-Pero, antes mírate en el espejo-Dijo riendo y saliendo de mi habitación corriendo sin que pudiera decir nada.

Alce una ceja confusa, ¿por qué había dicho eso y se había reído? Eche las sabanas hacia un lado, puse mis desnudos piel sobre el frío suelo lo que hizo que un escalofrío me recorriera. Busque mis zapatillas de andar por casa y me las puse. Me levanté y me acerque al espejo de cuerpo. Mi boca se abrió en forma de sorpresa y mis ojos se iba a salir de órbita, ¡me había pintado toda la cara! ¡Toda! Solté un gritito en forma de queja, por eso dijo que me mirará y ese rió. ¡Maldita pequeñaja! Se enteraría cuando la pillará.

Salí a mi habitación y fui al baño, allí me lave la cara la cual estaba completamente pintada con rotulador negro y que cuando me sequé con la toalla, esta se puso hecha un asco, pues estaba casi toda entera llena de rotulador de negro que antes estaba por toda mi cara. Eche la toalla en el cesto de ropa sucia y volví a mi habitación. Me acerque al armario, lo abrí y busque algo lo cual ponerme hoy y me vestí. Cogí mis Converse y me las coloque. Ya estaba lista, por lo que baje abajo a desayunar. Entre en la cocina, inundando mi olfato de un rico olor a tortitas y chocolate caliente.

-Buenos días-Dije saludando a todos, ya que se encontraban todos en la cocina.
-Buenos días, ¿por qué tardaste en bajar?-Me dijo mi tía.
-Eso mejor se lo preguntas a tu hija-Conteste mirando a Lux la cual se rió-¿Te ayudo a terminar de preparar el desayuno?
-¿Qué le hiciste ya a la prima?-Le pregunto a Lux y esta se encogió de hombros riendo-No, ya esta todo hecho, solo estamos esperándote para empezar a desayunar.
-Oh, no hacía falta que me esperaseis. No me fuera importado desayunar sola-Sonreí y me senté en medio de la abuela y de Lux.
-Hemos querido esperarte y hoy no hagas planes, que hoy toca día familiar-Dijo esto sentándose en frente mía.
-¿Cómo?¿Qué vamos hacer?-Pregunte mirándola.
-Eso es sorpresa, pero lo pasaremos bien y tu señorita me tendrás que contar todo.
-¿A qué te refieres con todo?
-Pues todo lo que no se de tu vida, cielo.
-Es una historia larga y aburrida.
-Para mi no lo será, pues quiero saber todo de mi sobrina.
-Vale...-Suspire.

Después de esa conversación todo el desayuno transcurrió en silencio y cuando terminamos todos, entre mi tía y yo recogimos los platos y los limpiamos. Luego ella se subió a cambiarse de ropa para salir y poner en marcha el día familiar. Un día familiar, sonaba bien aquello, pues nunca había pasado uno en el que estuvieran mis abuelos y ellos. Además estaba Lux, ¿quién se podría aburrir con aquella pequeña terremoto?  Y en tampoco tiempo le he cogido un cariño impresionante, ¿y quién no lo haría? Es una pequeña muy adorable, que te dan ganas abrazarla y no soltarla...Pero también es un pequeño terremoto, pues siempre esta haciendo de las suyas como esta mañana pintarme la cara.

Me coloqué mis audífonos, para alejarme de todos aquellos pensamientos que siempre me atormentaban y las vocecillas de aquellos diablos que se encuentran en mi cabeza hicieron que empezará a cortarme. Busque una de mis canciones favoritas, All Of  The Stars de Ed Sheeran, canción que escribió para la película del libro de Bajo la misma estrella y el cual es mi favorito de todos los que me he leído y ya
me he leído varias veces, ahora solo me falta ver la película. Pero de seguro que la película, no sería igual que el libro, pues todas las películas que he visto y tienen libro, no puedes comparar el libro con la película porque el libro esta mejor y me siento más cercana con los personajes y los comprendo y se como se sienten porque en la películas suelen saltarse bastantes cosas que en el libro aparecen. Pero claro no todo pensamos iguales, pero esa es mi opinión.

(...)

Íbamos todos en el coche el coche lo iba conduciendo Tom. No sabía a donde nos dirigíamos, pero al menos íbamos charlando y le conté a mi tía un par de cosas sobre mi, pero no muchas porque necesitaba privacidad, solo decírselo a ella. Tampoco es que pudiera contarle de la noche a la mañana todo, ya que me costaba mucho hablar sobre eso. Lux, mi tía y yo íbamos cantando las canciones que sonaban en la radio. El camino fue largo, pero mereció la pena. Por lo que pude deducir mi tía alquilo una cabaña e íbamos a pasar un día en plena naturaleza junto a un pequeño lago. Tom termino de aparcar correctamente el coche y bajamos todos del coche. Llevaba a Lux en brazos y ayude a los abuelos bajar. Caminamos hacía la cabaña y dejamos allí las cosas y a los abuelos viendo las televisión ya que ellos eran demasiados mayores para hacer las actividades que íbamos hacer.

Salimos de la cabaña, caminamos hasta donde había otros grupos y varios monitores los cuales se encargaban de guiarnos en las actividades las cuales íbamos a realizar. Lo primero que hicieron fue hacer tres grupos los cuales competiríamos unos entre otros en cada una de las actividades.  Empezamos primero con una carrera de sacos y terminamos con una pequeña búsqueda del tesoro, en la cual nos entregaron un mapa y teníamos que ir encontrando objetos que se habían encargado de esconder ellos. Hicimos de todo tipo de actividades que puedes realizar en el campo y debía reconocer que nunca me lo había pasado mejor que hoy, este día puedo decir con certeza que ha sido uno de los mejores de mi corta vida.

Las actividades terminaron al medio día y luego nos fuimos de nuevo a la cabaña. Cuando llegamos mi tía Lou, la pequeña Lux que también quería ayudar y yo nos pusimos hacer la comida.Nada complicada ni que se tardara mucho, espaguetis a la boloñesa y unas patatas fritas para picar mientras estos se hacían. Cuando estos terminaron de hacerse, mi tía fue poniéndolo en los platos y yo me encargue de ponerlos en la mesa y los cubiertos.


Nos sentamos a la mesa y empezamos a comer, la comida transcurrió en silencio aunque con alguna que otra risa porque Lux, se estaba poniendo de tomate hasta los ojos y no exagero o buenos si un poco. Y encima me dio un beso llenándome de tomate, aunque fue algo gracioso y también intente que esta no me lo diera, esquivándola, pero me despiste y termino haciéndolo. Terminamos de comer y me encargué de recoger todo, mi tía quería ayudar pero le dije que no que se fuera a descansar y así lo hizo. Luego después de que terminará de limpiar los platos y colocarlos en su sitio, me fui al salón donde estaban todos.

Me senté en el único hueco que había, estaban todos dormidos, así que me puse mis auriculares y a hablar por el whatsapp. Me pase la hora de la siesta hablando por el grupo que había creado Ashley con Brian y Adam y bueno también hablando por privado con Adam. Debía de decir que Adam estaba loca, bueno no, pero es que ambos estábamos diciendo tonterías y también mandándome fotos suyas haciendo el tonto. No me había reído tanto con alguien desde no sé cuanto tiempo hace de la última vez que lo hice. Al menos gracias a Adam tanto como mi tía por primera vez siento que le importo a alguien y que se preocupan por mí. Llegaron cuando más lo necesitaba y no hace falta que lo haga más personas, pues con ellos me basta. Porque a veces aunque haya muchas personas a mi alrededor siento que estoy sola y con ellos en cambio no es así. Ellos me demuestran que no es así.

(...)

Salimos a dar una vuelta solo mi tía y yo, cuando ella despertó, ya que quiere que le cuente todo sobre mí. Pero aún me sigo preguntando como Ashley y ella se conocen, aunque ahora eso no viene a cuento porque ahora lo que importa es como contarle todo y lo pero que cada vez que intento hacerlo termino llorando y no quiero. No quiero parecer débil, aunque muchas veces dicen que si lo haces es como si te quitarás un peso de encima...Pero por otra parte me costaría. Caminábamos sin rumbo alguno, pues no sabíamos a donde íbamos solo hasta nuestros pies nos llevasen. Suspire, ¿cómo empezaba a contárselo? ¿Desde el principio? Mi cabeza estaba hecha un lió, pero finalmente opté por contárselo desde el principio. Empece a narrarle todo desde el principio, como empezó todo hasta como me sentía. Sentía como mis ojos humedecían con cada palabra que decía y conforme iba avanzando más y más en la historia, pero hay estaba ella abrazándome, haciendo que me hiciera reconfortada y también entendía cada pausa que hacía para proseguir con la historia. No podía contarla toda de sopetón, no, porque es algo difícil y son cosas que no quiero recordar y que al hacerlo me quiebro. Por fuera de hierro, por dentro de vidrio o porcelana. Así era. Proseguí contándole la historia cuando estaba algo más calmada. Finalmente terminé con la historia y cuando lo hice ya algo tarde porque el sol estaba escondiéndose. Nos levantamos, ya que nos habíamos sentado bajo la sombra de un gran árbol y nos pusimos de camino hacía la cabaña.

-¿Por qué no te defendiste cuando pudiste?-Me preguntó.
-Porque lo hice e intente, pero no sirvió de nada y si se lo decía a algún profesor  era aún peor lo que me esperaba-Respondí a su pregunta.
-Pero, cielo, si lo sigues sufriendo no es algo que debas callar. Cuando se sufre bullying, no lo puedes callar porque si lo haces los acosadores se aprovechan más y sabes que les tiene miedo-Me miro apenada.
-No puedo hacerlo, será peor...-Suspire.
-Si no lo cuentas tu, pienso ir a contárselo yo-Dijo seriamente mi tía.
-Vale, lo contaré yo, pero tu no vayas por favor-Le suplique.
-Si no lo haces, ya sabes que iré yo y por mucho que me supliques que no lo hagas, no habrá vuelta atrás, ¿me oíste?
-Sí-Respondí.

Seguimos caminando en silencio, ya no hablamos ninguna y cuando llegamos a la cabaña, estaba Lux jugando a la pelota con Tom fuera y los abuelos estaban sentados bajo el porche que tenía aquella cabaña cada uno en una butaca. Me uní a jugar con ellos y mi tía hizo lo mismo. A las nueve paramos de jugar y
encendimos una fogata con la leña y palos que había ido a recoger Tom con Lux cuando Lou y yo aún estábamos. En aquella fogata, preparamos la cena, hicimos unos simples pinchitos pero algo que nunca falta en algún día de campo y cuando enciendes una fogata. Esto lo hice una vez cuando fui a un campamento de verano con Ashley y deje de ir cuando Stacy y las demás empezaron a ir, pues suficiente tenía con aguantarlas en la escuela. Después de que comiéramos, los abuelos se fueron a dormir y nosotros cuatro nos quedamos alrededor de la fogata.

Estuvimos contándonos historias, por supuesto no de miedo como se solía hacer porque estaba la pequeña Lux, así que nos inventábamos algún cuento de improvisto y lo contábamos. Lux bostezo y se froto sus ojos con las manos, tenía sueño así que apagamos la fogata y nos entramos a la cabaña. En el poco trayecto que había de la fogata a la cabaña, Lux, se quedó completamente dormida en los brazos de su madre. Subimos las escaleras y cada uno nos fuimos a nuestra habitación.

Estaba agotada y cansada, así que me cambié rápidamente y cuando me puse el pijama me metí en la cama y al instante caí en los brazos de Morfeo. Había sido un día familiar perfecto.

1 comentario:

  1. Lovely blog

    Please visit: http://trendybutterfly.blogspot.pt/

    ResponderEliminar

Hello, con un comentario me hacéis sonreír, ¿por qué no comentas?No cuesta nada...También hay anónimos :)